XXIV Arte en la Casa Bardín​
 
El Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert, en su apuesta por la cultura y el arte, organiza entre sus diversas actividades las exposiciones que como ciclo Arte en la Casa Bardin toma el nombre de la sede del Gil-Albert. Inició su andadura en el año dos mil doce con el formato artista/comisario, encuentro y visitas guiadas, que mantiene, en cada una de las muestras individuales. En una primera etapa fueros propuestas por la Comisión Asesora del Departamento de Arte y Comunicación Visual Eusebio Sempere. A partir del año dos mil quince, el doctor José Ferrándiz Lozano, director del Gil-Albert, impulsa el primer concurso público de Arte en la Casa Bardin con una selección de diez propuestas presentadas en los años dos mil dieciséis y dos mil diecisiete, reseñadas al final del catálogo.  
 
En ese último año se convocó el segundo certamen de Arte en la Casa Bardín para seleccionar diez exposiciones con el objetivo de acercar las prácticas artísticas contemporáneas en la programación de exposiciones de este dos mil dieciocho y del dos mil diecinueve. Han sido seleccionadas las propuestas de los siguientes artistas y comisarios:
 
Roberto López / Antonio Barroso
Mónica Jover / Isabel Tejeda
Rosell Meseguer / José Luís Martínez
Alberto Vicente Santoja / Gabriel Songel
BYE / Zanora Coperías
Lola Lorente / Gertrudis Gómez
Jorge Burillo / Juan F. Navarro
Xavi Carbonell / María José Gadea
Cayetano García Navarro  / David Trujillo
José Antonio Hinojos / Iván Albalate 
 
Cada propuesta se sitúa en el marco de la creación actual, en un universo definido por la obra del artista y las aportaciones del comisario. Se define en lo multidisciplinar, en la pintura el collage, la instalación, la fotografía, la escultura, la gráfica, el cómic, la ilustración, el dibujo, lo audiovisual, la performance, la didáctica y un abanico abierto a las diversas modalidades artísticas y creativas. Esa fuerza creadora, desde la pintura, es la que Xavi Carbonell nos muestra en la Casa Bardín y María José Gadea, comisaria de la exposición nos comenta en la hoja de sala y en el texto del catálogo.
 
Juana María Balsalobre
Directora del departamento de Arte y Comunicación Audiovisual del IAC Juan Gil-Albert
 
 

 

 

 

 
Lo visual de la escucha 
 
 
Existe la creencia de que el I Ching describe la situación presente de quien lo​ lee y puede predecir el devenir de uno siempre que se adopte ante él la posición correcta. El universo del I Ching tiene como principio rector el cambio y la relación dialéctica entre opuestos. Toda situación se compone de  un elemento y su contrario, y los cambios acontecen de manera circular. El I Ching considera el cambio como la única realidad existente, el ser.

En el año 1963, La Monte Young publicó ​An Anthology, todo un compendio de la creación experimental que convulsionó el campo del arte en torno al año 1961. An Anthology incorporaba los modelos circulares de Cage, que fue uno de los primeros compositores en fundamentar su proceso creativo en el principio de indeterminación y en la no intencionalidad, dejando que las cosas sucedieran por casualidad y tomando como modelo la filosofía del I Ching. De entre los nuevos grafismos musicales que aparecieron en aquella época, es el circular el que presenta un especial protagonismo. La primera de las partes que componen el trabajo de Jorge Burillo se ha centrado en la investigación de esta notación, aportando elementos documentales y conceptuales que resultan de mucha utilidad a la hora de abordar la cuestión de si es necesario el uso de leyes de asociación para traducir musicalmente los grafismos, o bien es imposible o carece de interés jugar con unas reglas fijas de sustitución entre unidades visuales y sonoras en las grafías musicales.

 

 
Asimismo, la pieza performativa con la que Burilio abre la muestra, y que es registrada para formar parte de otra pieza de la exhibición, guarda también una relación directa con An Anthology. Si la composición serial busca una continuidad dentro del acontecimiento musical y una coherencia estructural global reconocible, la interpretación de Burillo, al contrario, es insensible a este dogma: es la falta de estructura la que constituye el método para dotar de estructura a la obra, a partir de la dialéctica que establece entre sonido y silencio, la misma dialéctica de opuestos que reza el I Ching.

 
 
En 1952, Cage compuso la pieza 4' 33'', y la describió como una obra en tres movimientos en la que, con pleno conocimiento de causa, no se toca una sola nota. Una de las instalaciones que forma parte de la muestra está formada por dos cabinas situadas una junto a otra, idénticas en forma y dimensiones. En el interior de una de ellas, encontramos una reproducción de la partitura de la pieza 4' 33'', y un espejo que permite al espectador encontrarse con su imagen especular y observar una copia de sí mismo. El factor de la repetición de lo semejante se encuentra nuevamente en la segunda cabina, que es una pura evocación del retorno de lo idéntico. La segunda cabina reproduce el registro de la interpretación de la pieza 4'33'' en la primera cabina. Con esta instalación, Burillo enuncia la tesis principal de su trabajo: la sintaxis de lo sonoro reside en lo visual y viceversa. Ambos sistemas se encuentran entrelazados, y cada uno de ellos desarrolla al otro de un modo estructural.

 

 
​Juan F. Navarro
Comisario

 
 
 
 
 

 
Más información
   

- Hoja de sala: Descargar​

- Video en Youtube de la exposición "
LoBlanc Compartimos Cultura Contigo
": Acceder

 
 
 
Consulta el histórico de exposiciones y las próximas pendientes
 
 
 
​​​​​​​​​​​​​